Descubre el corazón de la Selva Negra

Con la primavera llega una de las mejores épocas para hacer una ruta por la Selva Negra. Tanto la estación de la flores como el otoño ofrecen el especial aliciente del cambio cromático del paisaje, así que hacer un ruta por la Selva Negra durante esos meses representa un espectáculo visual. Aún así, el verano está considerada como la época perfecta para seguir una ruta por la Selva Negra, ya que hay menos riesgo de sufrir inclemencias del tiempo.

Si visitando Alemania tenemos la posibilidad de hacer una ruta en coche por la Selva Negra, estaremos haciendo el mejor recorrido en vehículo que puede realizarse en el país germano. La Selva Negra es un macizo montañoso que ofrece un paisaje impresionante plagado de pueblos que merecen la pena ser visitados.

Ciudades como Freiburg, Heidelberg o Estrasburgo, pueblos medievales como Gegenbach, localidades artesanas de los relojes de cuco como Triberg, Schonach y Furtwangen, la potente y moderna ciudad de Stuttgart, la romántica Heidelberg… Qué visitar en la Selva Negra supone un bello abanico de posibilidades.

Y por supuesto paisajes de ensueño, montes frondosos y oscuros, valles poéticos que se pierden en el infinito, cascadas, lagos… El tiempo parece detenerse en la Selva Negra, y nada más fácil que dejarse transportar por la magia indescriptible del lugar, uno de los más bellos de Europa.

 

La experiencia inolvidable de una ruta por la Selva Negra

La Selva Negra se sitúa en el suroeste de Alemania, concretamente en Baden-Wurtemberg. Una de las mejores formas de recorrerla es hacer una ruta en coche, que ofrece la posibilidad de visitar pueblos de la Selva Negra además de parajes naturales espectaculares. 

Antes que nada conviene partir de una guía de viaje de la Selva Negra y trazarse un itinerario de la ruta a seguir. Como punto de partida Freiburg es una maravillosa ciudad de ambiente estudiantil donde naturaleza, cultura y tradición se dan la mano en perfecto equilibrio. El encanto del lugar bien merece dedicarle dos días de estancia. Un precioso casco antiguo, vistas privilegiadas, viñedos, paisajes montañosos, riachuelos… Imprescindible visitar su mercado ubicado en la plaza de la catedral.

Continuando el recorrido de los lugares a visitar en la Selva Negra, la carretera Schwarzwaldhochstrasse ofrece un trayecto de magníficas vistas del Valle del Rin. También indicaciones para llegar a bellísimos pueblos de la zona como Freudenstadt, Gengenbach, el lago Mummelsee o a Baden-Baden, posiblemente una de las ciudades más importantes de la Selva Negra junto con Freiburg.

 

La belleza impactante de las cataratas del Rin y el romanticismo de Heidelberg

Visitar las cataratas del Rin, que son el salto de agua más grande de Europa,  y el lago Constanza, en cuya superficie se reflejan los Alpes,  son una de las experiencias más impactantes de esta ruta.

Llegando a Stuttgart nos encontramos con un bonito centro histórico de increíbles espacios verdes, buenas cervecerías y restaurantes de cocina tradicional.  Heidelberg es otra de las ciudades que destacan por su historia y arquitectura, además de por su oferta cultural y vida social. Sofistica y romántica, Heildelberg se sitúa orillas del río Neckar y alberga a una de las universidades más antiguas de Alemania.

Y para entorno de cuento el que ofrece la ciudad de Colmar, llamada también “la pequeña Venecia de Alsacia”. Además de su particular encanto destacan sus vinos y bodegas, ya que su actividad vinícola se remonta al medievo.

Paisajes de ensueño, una excelente carretera panorámica, pueblos con encanto, ciudades interesantes y naturaleza majestuosa, son los ingredientes del cóctel que componen un recorrido por la Selva Negra. Un viaje para no olvidar.

 

Entradas Recientes

Escribir un comentario