Descubriendo el Lago Lemán

Descubriendo el Lago Lemán 1La sublime belleza del Lago Lemán, frontera natural entre Suiza y Francia, ha atraído desde siempre a los más pudientes personajes europeos. Cobijado por las altas montañas de los Alpes, atravesado por el Ródano y rodeado de campos de viñedos, en sus orillas se levantan majestuosos palacios y lujosas mansiones, cuyo reflejo en el agua es pura poesía.

Si estás pensando en realizar una ruta por el Lago Lemán debe empezar necesariamente por Ginebra, la Ciudad de los Parques. Puedes viajar a Ginebra en avión (el aeropuerto internacional se encuentra a cinco kilómetros de la capital suiza) o en coche. Ten en cuenta que la ruta la Junquera a Ginebra son 630 kilómetros y que la ruta Irún a Ginebra son 929 kilómetros.

Pero hablemos de Ginebra. Si hay un elemento que caracteriza a esta activa ciudad suiza es su inmejorable ubicación a orillas del lago Lemán, un pequeño mar interior enclavado al pie de los Alpes. Unas lanchas motoras, llamadas mouettes (gaviotas), te permitirán obtener unas vistas excelentes de la ciudad y su emblema, el Jet d’Eau. En el casco antiguo confluyen sus calles más típicas y edificios emblemáticos, como la catedral de San Pedro.

Tras hacer noche en la ciudad, el siguiente día sigues por la carretera de Lusana, pronto aparecen los paisajes netamente suizos, con las laderas cubiertas de viñedos y las cumbres alpinas a lo lejos. La ruta discurre por algunos pueblos emblemáticos como Nyon, pequeña e idílica ciudad ribereña; Tolochenaz, refugio elegido por la legendaria Audrey Hepburn para vivir sus últimos 30 años; Lavaux y Vevey, dos poblaciones rodeadas de viñedos de la denominada Riviera Suiza, la mayor zona vinícola del país helvético. Las terrazas de viñas de Lavaux forman parte del Patrimonio mundial de la UNESCO. Nos detendremos en Lausana, ciudad episcopal en el Medioevo y hoy capital del movimiento olímpico, con un bonito casco antiguo de calles empinadas y escaleras techadas. Acoge el Museo Olímpico, éste ofrece una vista de conjunto de la historia de los Juegos Olímpicos desde los primeros Juegos Olímpicos en 1896 en Atenas hasta el día de hoy.

Descubriendo el Lago Lemán 6Al siguiente día visitamos Montreux, una elegante y bella ciudad de jardines y casas señoriales, situada en una bahía protegida del Lago Lemán cercada por viñedos y ante el espectáculo escenario de los Alpes cubiertos de nieve. Un sendero que bordea el lago entre laderas cubiertas de viñedos nos conduce a uno de los enclaves más idílicos de Suiza, el castillo de Chillon, una fortaleza del siglo XIII que se erige al pie del lago, de grandes torreones, bellos salones y lúgubres calabozos. Los mundos que nos esperan al principio y al final del fascinante viaje en tren desde el elegante Montreux hasta el pico árido del Rochers de Naye no podrían ser más dispares. Una excursión hasta la cima, te permitirá disfrutar de una inigualable vista del lago Lemán y de los Alpes saboyanos.

El cuarto día de ruta te recomendamos: la pequeña Gruyères, una ciudad medieval al estilo de los libros de cuentos, con un castillo con más de 800 años y conocida en todo el mundo por la fama de su queso; o Les Diablerets-Glacier 3000, auténtico pueblo alpino donde podrás disfrutar de una vista 360º de 24 cumbres de más de 4.000 m, como el Matterhorn o Mont Blanc. Te espera un parque de aventuras que ofrece actividades para todos los gustos a más de 3.000 metros de altitud: 25 km de pistas de esquí, 3,5 km de pistas de esquí de fondo, un parque de nieve, 50 km de rutas para raquetas de nieve y también mountain bikes y marcha nórdica (Nordic Walking). Y no hay que perderse el “Alpine Coaster”, el tobogán más alto del mundo que ofrece una experiencia muy especial y sube a tope la adrenalina de jóvenes y mayores. Podrás descender en picado, a 40 km/h, por una pista con curvas y frente una impresionante panorámica.

Es una sencilla ruta de cuatro días y 300 km en la que podrá disfrutar de los más bellos paisajes del Lago Lemán. Te aconsejamos realizarla entre los meses de abril y septiembre, la mejor temporada para visitar la región. Y, ¡un consejo! para conducir por las autopistas suizas no olvides que es imprescindible la compra de una viñeta. su coeste es de 40 CHF (unos 34€).

De todas formas, el Lago Lemán oculta aún muchos secretos:

  • En la bonita localidad de Vevey residió Chaplin, el inmortal creador de Charlot, durante sus últimos veinticinco años de vida.
  • El paseo del lago entre la elegante Montreux y la encantadora Vevey es el más bonito de Suiza.
  • Emula a Byron y Shelley y lánzate a navegar por el lago. Los barcos de vapor llevan a los visitantes a pintorescas aldeas ribereñas. La visión desde el agua de sus poblaciones es impagable.
  • Además puedes visitar Villa Diodati en Cologny, a unos pocos kilómetros al norte de Ginebra. Es la villa en la que en el verano de 1816 Lord Byron, Mary Shelley, Percy Shelley y John Polidori se reunieron concibiendo las ideas para obras maestras como “Frankenstein”, “El vampiro” y “El entierro”.
  • ¿Sabías que el lago Lemán es protagonista de un extraño fenómeno atmosférico, el drane, que le dota de caprichosas mareas?
  • Únete a los habitantes de Ginebra en sus ratos de ocio acudiendo a los Bains de Pâquis y deléitate con una fondue en uno de sus restaurantes.
  • El Montreux Jazz Festival, celebrado en junio/julio en diversos escenarios y parques de la ciudad, goza de gran popularidad.
  • El ferrocarril de cremallera de Rochers-de-Naye alcanza, después de superar unos 1600 metros de altura, una de las montañas con las vistas más hermosas de la Suiza Occidental.
Entradas Recientes

Escribir un comentario