Disfruta del mejor arroz de la colonia Sant Jordi

This post is also available in: English

El arroz es uno de los ingredientes fundamentales de la gastronomía española, muy presente en los mejores restaurantes de Mallorca. En realidad es uno de los alimentos que más se consumen a nivel mundial gracias a su versatilidad, ya que puede prepararse de muchas formas. 

España es el segundo país productor de arroz en Europa, y nuestra gastronomía es famosa precisamente por algunos platos con este cereal como protagonista. Las paellas y los arroces marineros de los mejores restaurantes de Mallorca, como el Salicornia, son un excelente ejemplo de ello, así como todo un reclamo.

La dieta mediterránea de la que por suerte gozamos, es perfecta para sacarle el máximo partido culinario a los arroces. Las posibilidades de este saludable cereal son prácticamente infinitas. A nivel nutricional, es sano, digestivo, no tiene gluten ni colesterol, y es rico en hidratos de carbono. Puede utilizarse como plato principal, guarnición e incluso postre, acompañando verduras, hortalizas, legumbres, carnes, pescados o mariscos. Combinándolo con los ingredientes adecuados y elaborándolo con destreza para que enriquecer el sabor, se obtiene platos únicos, como los arroces de la cocina marinera Mallorca.

Salicornia: entre los mejores restaurante de Mallorca

Ir un restaurante a disfrutar de un arroz es sinónimo de momento especial, así como una costumbre habitual en nuestro país. Suele ser un plato para compartir, y tiene que estar en su punto exacto cuando se sirve en la mesa. El tiempo de preparación aproximada en un restaurante es de 30 a 40 minutos aproximadamente, aunque puede variar dependiendo de la variedad del plato.

La gastronomía española es prolija en diferentes especialidades de arroz: paella, arroz al horno, arroz negro, arroz a banda, arroz caldoso… De entre los mejores restaurantes Mallorca destaca el  Salicornia, en la colonia Sant Jordi, Con su cocina marinera auténtica y una carta que varía diariamente según los productos frescos del mercado, los arroces del Salicornia son toda una experiencia gastronómica. Sus principales especialidades de arroces son:

  • Arroz seco marinero: con gamba, cigala, calamar y mejillones.
  • “Brut”: con costilla, picantón, verduras y morcilla
  • “Acquerello” meloso de bogavantes: con alcachofas y azafrán.
  • “Acquerello” meloso de langosta

Son arroces elaborados con mucho esmero y que son una nuestra del sabor mediterráneo balear más auténtico. En el restaurante Salicornia suelen emplear 35 minutos en cocinarlo y emplean dos tipos de arroz según la elaboración: bomba y carnaroli. Para elaborarlo puede emplear hasta tres recipientes: paella, lata, y cazuela, ésta última incluso para aciones individuales, también para llevar. 

Los placeres gastronómicos de la colonia Sant Jordi

Este pequeño pueblo pesquero ubicado en el extremo sur de la isla es una atracción turística con mucho que ofrecer. La naturaleza de la zona es prolija, ofreciendo muy buenas alternativas para disfrutar del submarinismo, vela, windsurf, ciclismo o senderismo. Cuenta además con. Una de las playas más bellas de la isla, “Es Trenc”, a la que también se puede sumar otras como Playa des Carbó,  la de Ses Covetes, entre otras.

Entre los mejores restaurantes en los que disfrutar de un auténtico arroz Colonia Sant Jordi, el Salicornia se distingue. En su esmerada carta de platos en los que vanguardia y tradición se fusionan a la perfección, destacan sus arroces y sus fideuás. 

Pero además de su carta, el Salicornia ofrece un espacio mediterráneo lleno de elegancia y personalidad, con una terraza con vistas al mar. También destacar su bar, sus cócteles de autor y somoothies, además de su terraza en el Paseo Marítimo, donde se puede picar entre otras. Sin duda, un lugar perfecto para disfrutar de la isla y su genuino sabor marinero.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.