La salsa café de parís, una delicatessen con historia

Entrecot bañado con salsa Café de París

Si hay una salsa que aporta un toque exquisito a las piezas de carne, es la salsa Café de París. Su origen se remonta a 1930, y a un restaurante situado en Ginebra, Suiza, llamado El Gallo de Oro. Allí su propietarios, el matrimonio Boubier, crearon la primera salsa de París para acompañar el filete de buey. 

Estaba compuesta de especias, hierbas y otros ingredientes mezclados en una base de mantequilla. Los Boubier transmitieron la receta a su hija, quien a su vez se la transmitió a su marido, el propietario del restaurante suizo Café de París. 

Filete con salsa Café de París

Fue precisamente el yerno de los Boubier, llamado Dumont, quien popularizó la salsa a partir de 1942, dándole el nombre de su restaurante. El avispado Dumont decidió que el único plato de su restaurante fuese un entrecot bañado en la elogiada salsa especiada. El éxito fue rotundo, y a día de hoy la Salsa Café de París es todo un clásico. No solamente se emplea para dar un toque exquisito al entrecot, sino también a filetes y hamburguesas.

No hay tienda gourmet que se precie en la que falte la salsa Café de París, como en Mundisa. Todo un mundo de sabores para que los paladares gourmet más exigentes puedan comprar online sus bocados delicatessen preferidos. Como la legendaria salsa Café de París. Vamos a conocerla más.

La salsa Café de París: origen suizo y recorrido francés. 

Algunas salsas Café de París, como la de Mundisa, están elaboradas con hasta 24 tipos de especias y hierbas aromáticas. Están mezcladas con matequilla semifundida y licor de Jerez, al más puro estilo suizo original. No obstante, el restaurante ginebrino Café de París se jacta de ser el único que conoce la receta original secreta. 

Verdad o mito, en Francia hay tres restaurantes que sostienen poseer también la receta de la codiciada salsa. Sea como fuere, cada uno sirve su propia versión del entrecot Café de París regado con la salsa del mismo nombre.

Actualmente los cuatro restaurantes, el suizo y los tres franceses, se han convertido en cadenas de brasseries por todo el mundo. Los restaurantes originales, el de Rue Mont-Blanc en Ginebra y el de Bulevar Pereire en París, siguen abiertos con distintos nombres.

Los ingredientes de la salsa Café de París

Hay unos pocos que afirman tener en exclusiva el secreto de la receta original de esta salsa: no lo discutiremos. Pero  lo cierto es que no es tan difícil de identificar los ingredientes una vez se degusta la salsa Café de París. Un paladar fino con conocimientos gastronómicos puede detectar e incluso individualizar la mayoría de sus ingredientes. 

Salsa Café de París en solomillo

Muchos de ellos no son un secreto, aunque haya alguna variante dependiendo de quién prepare la salsa. Los más comunes son: mantequilla, jerez, mostaza, eneldo, tomillo, estragón, albahaca, perejil, pimienta, cayena, curry Jaipur, alcaparras y sal. Hay quien incorpora también zumo de limón, Oporto, cognac, salsa Perrins, ralladura de naranja y limón, anchoas, ajo y guindilla.

La salsa puede prepararse en casa, pero es más práctica comprarla ya hecha, además de que se comercializan algunas exquisitas.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.