ORIGEN DE LA TARTA DE QUESO

Tarta de queso

La tarta de queso es posiblemente uno de los postres gourmet más populares y conocidos. Un postre conocido en casi todo el planeta que gusta a casi todo el mundo y que conoce cientos, e incluso miles, de recetas diferentes a lo largo de todos los continentes.

Uno podría pensar que el origen de la tarta de queso se encuentre en New York, o por lo menos en los Estados Unidos. Cuanto menos, otro de sus populares nombres es el de cheesecake. Pero, aunque La Gran Manzana tiene algo que ver en esta historia, lo cierto es que no se encuentra ahí el origen de este delicioso postre. De hecho, su origen se encuentra bastante más alejado en le espacio y, sobre todo, en el tiempo.

Tarta de queso

Navegando en la historia de la tarta de queso

La primera mención a este famoso postre lo encontramos hace 4000 años en la Antigua Grecia, más concretamente en la isla de Samos, frente a la costa de la actual Turquía. En aquellos tiempos, la tarta de queso simplemente se elaboraba calentando el queso triturado en una cacerola de cobre con miel y harina para hacer una especie de torta que se dejaba enfriar para consumir al instante. Era considerado un alimento muy energético y, de hecho, existe constancia de que, en el año 776 a.C. se utilizaba para alimentar a los atletas olímpicos. De todas formas, tendremos que esperar casi mil años, hasta el año 230 d.C. para que el escritor griego Ateneo dejara constancia escrita de la primera receta.

Más tarde, cuando los romanos conquistaron todos los territorios griegos, la tarta de queso se convirtió en botín de guerra. Los romanos modificaron la antigua receta griega incluyendo huevo y horneándola entre ladrillos calientes. La llamaron libuma y se trataba de un pastel que sólo servían en ocasiones muy especiales.

A medida que el Imperio Romano se extendía, la tarta de queso iba llegando a todos los países de Europa. A lo largo de los siglos, cada uno ha ido modificando la receta original, personalizándola con los gustos y las tradiciones culinarias autóctonas. Hasta el siglo XVIII que con la llegada de los primeros colonos europeos al Nuevo Mundo la tarta de queso llega a América y empieza a parecerse al postre que conocemos hoy en día.

Tarta de queso

La tarta de queso tal como la conocemos

Con la llegada de los primeros colonos europeos a América en el siglo XVIII, llega también la receta de la tarta de queso, pero la adición del queso crema a su composición aún tardaría unos años.

No sería hasta 1872 en que un fabricante de quesos de Nueva York llamado William Lawrance, al intentar replicar una variedad de queso francés, de casualidad obtendría un queso suave y cremoso que, un tiempo después distribuiría envuelto en papel de aluminio vendiéndolo en las tiendas locales bajo el nombre de Philadelphia Cream. En el año 1928 la compañía de Kraft compraría la pequeña empresa dando lugar al famoso Queso PhiladelPhia que todos conocemos.

Por otro lado, la receta definitiva del cheesecake neoyorquino, una de las más populares a nivel mundial, es obra de un joven alemán que llegó a los Estados Unidos a principios del siglo XX, Arnold Reuben. Llegó al país con la intención de dedicarse a la restauración y, tras ser invitado a una cena donde probó una tarta de queso exquisita no se detuvo hasta conseguir su propia versión. Una versión que terminaría por convertirse en el clásico cheesecake neoyorquino.

Tarta de queso

Comprar postres gourmet online en Mudnisa

Si quieres probar los mejores postres gourmet y, más concretamente, la más deliciosa tarta de queso, no dudes en visitar la web de Mundisa, la tienda online donde podrás comprar tus postes gourmet online.

Nicola Picasso, padre y marido enamorado es un apasionado del deporte, especialmente del trail running. Atleta X-Bionic, Tailwind Trailblazer y Bamboolabs Ambassador, ha hecho de su afición por correr toda una aventura que trasciende las redes sociales.