PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. ¡ES POSIBLE!

Por
En Bienestar

Hoy vamos a hablar sobre la prevención del alzheimer. En todo el mundo, casi 40 millones de personas sufren esta enfermedad que, a día de hoy, aún no tiene cura. Esta enfermedad neurodegenerativa causa un daño irreversible en nuestro cerebro. Y, debido al aumento de la esperanza de vida, se calcula que en los próximos cuarenta años el número de afectados se verá triplicado, en el Centro Denken de Barcelona se ofrecen entrenamientos cognitivos que pueden ayudar ralentizar el proceso degenerativo del cerebro.

La mala noticia es que, a pesar de los muchos avances en medicina, aún no se ha conseguido. La buena es que la prevención del alzheimer, o al menos retrasar o paliar sus efectos, sí es posible.

PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. ¡ES POSIBLE! 1

PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo más influyentes en desarrollo de esta enfermedad son la edad y los antecedentes familiares. Sin embargo, diversos estudios realizados en los últimos años demuestran que, la mitad de los casos están asociados a otros factores de riesgo potencialmente modificables.

De hecho, la hipertensión arterial, íntimamente ligada a la diabetes, a la obesidad y al tabaco, así como el sedentarismo y la baja estimulación cognitiva, son los principales factores de riesgo modificables relacionados con el desarrollo de esta enfermedad  y, por lo tanto, son los principales focos en la prevención del alzheimer.

PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. ¡ES POSIBLE! 2

CONTROL DE LOS FACTORES DE RIESGO VASCULAR

Mantener dentro de los límites normales la glucemia, las cifras de colesterol y la tensión arterial, son medidas tan sencillas como el abandono del hábito del tabaco o realizar ejercicio físico de manera habitual.

De hecho, un buen programa de control de la hipertensión, con el fin de mantener las cifras tensionales dentro de los límites normales, supone una importante medida preventiva para el desarrollo de multitud de patologías.

PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. ¡ES POSIBLE! 3

LA IMPORTANCIA DE UNA ALIMENTACIÓN ADECUADA

La adquisición de unos hábitos de vida saludables constituye un gran avance en la prevención de esta enfermedad. Es fundamental establecer un programa dietético adaptado a nuestras necesidades, mantener un peso saludable acorde a nuestras características físicas y metabólicas y la adquisición de unos hábitos alimenticios correctos.

Es conveniente evitar alimentos ricos en grasas saturadas y ácidos grasos omega-6. Las principales fuentes de ácidos grasos saturados son la mantequilla, las carnes rojas, los embutidos, etc. y están directamente relacionadas con el aumento de colesterol. Los omega-6 son beneficiosos en cantidades adecuadas, pero muy perjudiciales en exceso.

PREVENCIÓN DEL ALZHEIMER. ¡ES POSIBLE! 4

ESTIMULACIÓN COGNITIVA Y VIDA INTELECTUAL ACTIVA

Se ha comprobado que ejercitar la memoria es la mejor actividad intelectual frente al deterioro neuronal, principalmente mediante el desarrollo de nuevas habilidades y el aprendizaje de conocimientos novedosos.

Existen tantos ejercicios para la memoria como grados de complejidad, pero de acuerdo a reconocidos neurólogos simples prácticas como las siguientes pueden ayudarte a tener una actividad intelectual fresca y activa:

  • Memorizar datos: la lista de compras del supermercado, por ejemplo, aunque la hayas registrado en un papel o en tu smartphone.
  • Realizar asociaciones: fíjate en las calles y edificios por los que pasas a diario y planea recorridos tomando como base elementos claves del trayecto. Igualmente, para no olvidar una fecha de cumpleaños, el nombre del libro que tu hijo necesita o las placas de un vehículo, relaciona esos datos con personas, lugares o momentos, y repítelos tan seguido como puedas.
  • Repetir información: cuando te presenten a alguien, repite su nombre por lo menos tres veces y busca alguna palabra con la que rime. Al cabo de un rato vuelve a pronunciar el nombre y escríbelo para leerlo más tarde.
  • Descansar adecuadamente: si vives con preocupaciones constantes no te extrañes si comienzas a tener olvidos, lo que puede ser agudizarse cuando sientes cansancio o en situaciones de estrés. La salud mental se beneficia de maneras inimaginables cuando descansas lo suficiente durante el día y evitas situaciones de nerviosismo.
Recommended Posts

Escribir un comentario