UNA RUTA POR LOS FIORDOS NORUEGOS

Cuando se busca un destino cuya belleza deja sin aliento, hay un lugar que nunca falla: Noruega. Y si concretamente se trata de hacer una ruta por los Fiordos noruegos, las cotas de belleza que se alcanzan son tan altas como inolvidables.

Efectivamente, hacer una ruta por los fiordos noruegos supone disfrutar de los paisajes más espectaculares de Europa. Estas enormes lenguas de agua y su recorrido son visita obligada en el país escandinavo, y una ruta por los fiordos noruegos es una experiencia para atesorar en el recuerdo.

Tierra, agua y cielo se funden de forma espectacular en este paisaje obra maestra de la naturaleza: poderosas cataratas que caen al mar a través de paredes naturales gigantescas. Cielo límpido que se refleja en el espejo del mar, acunado por montañas majestuosas. Así es una ruta por los fiordos, y viajar a Noruega en coche ofrece la posibilidad de disfrutar de los paisajes más hermosos que puedan imaginarse.

UNA RUTA POR LOS FIORDOS NORUEGOS EN COCHE

Hacer una ruta por Noruega en coche constituye una de las mejores formas de conocerla y apreciar la espectacularidad del país. Como punto de partida de nuestra ruta noruega, la capital de los fiordos es perfecta: nos referimos a la ciudad de Bergen. Ofrece  una panorámica extraordinaria a la que puede accederse en funicular, así como un barrio pesquero declarado Patrimonio de la Humanidad. Sus casas pintorescas y coloristas y su Museo de Arte son el resto de los principales atractivos de Bergen, que bien requiere dos días de estancia.

La mejor ruta por los fiordos es la que discurre por sus más bellas costas. Por ello dejando atrás su capital hay que dirigirse al fiordo de Sogne, que es el más largo del país y ofrece de los mejores paisajes de esta ruta. Allí se encuentra Flåm, desde donde se puede ir en ferry hasta Gudvangen, un pueblo encantador de casas blancas. El regreso a Flåm merece la pena hacerse en tren para disfrutar de unos paisajes impactantes como pocos.

GLACIARES AZULES Y UNA CAPITAL CON ENCANTO

Si los fiordos son bellísimos, los glaciares no se quedan atrás y en nuestro viaje por Noruega en coche son una maravilla para no perderse.  El glaciar Jostedalsbreen, azul, enorme y majestuoso, regala al viajero otro de los mejores paisajes de la ruta.

Avanzando en nuestra ruta en coche un buen modo de hacerlo es por la carretera de montaña llamada la escalera de los Trolls, que nos conducirá hasta Ålesund, una de las ciudades más famosas y bonitas de la zona.

Como colofón final de nuestra ruta por los fiordos en coche, Oslo nos espera con muchos lugares apasionantes por visitar  escondidos en sus calles. La capital de Noruega sorprende gratamente al visitante por la calma que transmite, su educación, su tolerancia y su alto nivel de vida.

Se respira cultura, arte y respeto por lo diferente. Está plagada de rincones bellos e interesantes, pero no podría ser de otro modo, porque una ruta por Noruega es apasionante de principio a fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *