RUIDOS QUE PROVOCAN DAÑOS AUDITIVOS

En Bienestar

Algunos de los principales motivos de la hipoacusia o pérdida auditiva son los diferentes ruidos de nuestra vida diaria que pueden provocarnos daños auditivos. Aunque pensemos que no es así, constantemente nos vemos expuestos a esta amenaza. Por ese motivo es importante realizar una revisión auditiva periódica y determinar así la necesidad de aplicar soluciones auditivas como los sonotones.

Puede parecer una afirmación gratuita, pero para demostraros la necesidad de realizarnos una revisión auditiva de vez en cuando, hoy os vamos a hablar de todos esos ruidos que nos rodean y que dañan nuestro sistema auditivo.

¿Por qué hacerse una revisión auditiva?

En el momento de nuestro nacimiento poseemos un número muy limitado de células sensolirales (menos de 15.000). Cuando nos vemos sometidos a ruidos intensos, a partir de los 80/85 dB, los cilios del interior de nuestro oído son destruidos de manera gradual. Esto puede suceder hasta su total desaparición. Porque estas células sensoriales no se recomponen ni se recuperan.

Es entonces cuando nuestra capacidad auditiva queda alterada irremediablemente. Ésta puede llegar a ser completa si todas las células sensiorales han sido destruidas.

Por ese motivo es especialmente importante ir haciéndose una revisión auditiva de vez en cuando porque, como veremos a continuación, las amenazas a nuestra salud auditiva son mayores de lo que pensamos.

Exposición al ruido, el mayor peligro para el oído

Observad la siguiente imagen:

Esta escala de intensidades sonoras clasifica los sonidos del medio que nos rodea en 4 categorías distintas:

  • Verde (Hasta los 80 dB): No existe ningún riesgo para nuestros oídos, sea cual sea el tiempo de exposición,

  • Amarillo (De 80 a 90 dB): Sólo existe posibilidad de daño en largas exposiciones temporales.

  • Rojo (De 90 a 115 dB): Sometido a esta clase de ruidos, el oído se encuentra en peligro. Cuanto más fuerte sea el sonido más lesiones aparecerán en menos tiempo.

  • Marrón (Superiores a 115 dB): Ruidos muy breves pueden provocar daños permanentes de manera inmediata.

Si observáis con detenimiento la escala, podréis ver que hay sonidos que habitualmente escuchamos y que nos pueden producir graves daños. Al escuchar un dispositivo de música, muchos solemos ponerlos a un volumen demasiado alto, colocándolo en el límite de los 100 dB (zona de peligro). Así mismo, el sonido de bares musicales, conciertos y discotecas, suele estar dentro de la zona roja.

¿Se entiende ahora la necesidad de una revisión auditiva?

Los ruidos peligrosos y la duración

Los ruidos no son únicamente peligrosos por su intensidad. También es peligroso el tiempo que estamos bajos su influencia. De esta manera, éste es el tiempo que podemos “soportar” un ruido según su intensidad antes de soportar algún daño:

  • 80 dB: 8 horas al día.

  • 86 dB: 2 horas al día.

  • 92 dB: 30 minutos al día.

  • 95 dB: 15 minutos al día.

  • 101 dB: 4 minutos al día.

  • 107 dB 1 minuto al día.

  • De 120 a 140 dB: algunos segundos bastan para provocar un daño irreversible.

Compara estos datos con la tabla de colores anterior y comprenderás aún mejor qué importante es hacerse una revisión auditiva de vez en cuando para valorar la necesidad de soluciones auditivas. Si vives en Barcelona  o alrededores, una buena opción para hacerte una audiometría gratuita y sin compromisos es Audiotek.

Recommended Posts

Escribir un comentario