Salmón ahumado una delicatessen con muchas propiedades

Por
En Gourmet

Si existe un bocado realmente delicioso es el salmón ahumado. Típico de las cocinas tradicionales del norte de Europa, así como de Canadá y del norte de los Estados Unidos, se obtiene exponiendo el salmón al humo en unas condiciones especiales para presentarlo, luego, en forma de grandes filetes.

El salmón ahumado puede ser de dos tipos: ahumado frío en rebanadas a bajas temperaturas, y ahumado en caliente. La mayor parte del salmón ahumado que consumimos ha sido ahumado en frío, por la exposición directa del humo proveniente directamente de la combustión de madera. El ahumado en frío no cuece el pescado, lo que le da una textura más delicada.

Por otro lado, a nivel doméstico, está muy extendido el salmón marinado, en frío, con una mezcla de  sal,  azúcar  y  eneldo,  del  que  resulta  un  producto  final  muy  parecido  al ahumado industrialmente y más económico.

 

Salmón ahumado una delicatessen con muchas propiedades 1

Elaboración del salmón ahumado

Tras pasar un severo control de calidad, los salmones enteros son fileteados y se les eliminan las espinas y la grasa, hasta obtener una pieza de salmón limpia.

El filete limpio de grasa y espinas, es salado a mano con sal gorda, colocando más sal en la parte de la cabeza y lomo que en la cola.

A continuación, el salmón es colocado sobre unas parrillas metálicas y esas parrillas sobre un  carro, que tiene capacidad para transportar unos 200 kg de filetes ya salados. El carro se mantiene en una sala a 3ºC durante 24 horas, con lo que se garantiza la correcta penetración de sal dentro del pescado.

Después el filete es limpiado con agua y se elimina toda la sal que pudiera estar todavía encima del salmón.

A continuación, el salmón se coloca en el interior de la ahumadora donde reposará entre 9 y 12 horas a 24ºC y a una humedad del 75%.

Una vez ahumado se vuelve a pesar (suele perder en torno al 10% del peso).  Y después vuelve  a colocarse en la sala de maduración durante al menos 24 horas más.

Finalizado este proceso, el pescado está listo para ser envasado. En la sala de envasado, el salmón es recortado y se elimina la grasa sobrante, se le quita la piel y se corta en lonchas. Una vez loncheado, se preparan pequeños montones que se colocan de forma ordenada y se cierran en una bolsa al vacío.

 

Beneficios del salmón ahumado

Es sabidos por todos que el salmón ahumado es un bocado exquisito, con un suculento sabor, una agradable textura, un color atractivo y que es capaz de satisfacer a los paladares más exquisitos. Pero lo que debemos saber es que no se trata tan solo de un sabroso alimento. El salmón ahumado también es un producto muy saludable.

Su principal característica es su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, esenciales para reducir los niveles del colesterol malo, pero también importantísimo para muchas otras enfermedades como la depresión, la sequedad ocular, la inflamación derivada de la artritis o la artrosis, etc.

El salmón ahumado también es una fuente importante de vitamina D. Cada 100 g de este pescado contienen 19 ug de vitamina D, vital para la absorción del calcio. Por ello el salmón ahumado es ideal para las personas con osteoporosis y para los niños en edad de crecimiento.

Además, también tiene un alto contenido de vitamina B3. Cada 100 g de salmón ahumado contienen 13,70 mg de vitamina B3. Esta vitamina es fundamental para el crecimiento, mantiene el buen estado del sistema nervioso, mejora el sistema circulatorio, mantiene la piel sana y estabiliza la glucosa en sangre.

Entre el resto de las propiedades nutricionales del salmón ahumado cabe también destacar que tiene los siguientes nutrientes: 0,60 mg. de hierro, 19 mg. de calcio, 0 g. de fibra, 420 mg. de potasio, 28 mg. de yodo, 0,40 mg. de zinc, 0 g. de carbohidratos, 32 mg. de magnesio, 15 ug. de vitamina A, 0,16 mg. de vitamina B1, 0,17 mg. de vitamina B2, 0,80 ug. de vitamina B5, 0,28 mg. de vitamina B6, 0 ug. de vitamina B7, 2 ug. de vitamina B9, 3 ug. de vitamina B12, 0 mg. de vitamina C, 1,70 mg. de vitamina E, 0,30 ug. de vitamina K, 250 mg. de fósforo, 140 kcal. de calorías, 35 mg. de colesterol, 4,30 g. de grasa, 0 g. de azúcar y 0 mg. de purinas.

Y también es un alimento con un alto contenido en proteínas. Cada 100 g de salmón ahumado contienen 25,40 g de proteínas, haciendo del salmón ahumado un alimento completo.

Resumiendo, estos son los principales beneficios que aporta el consumo de salmón ahumado:

  • Dada su alta cantidad de proteínas, el salmón ahumado es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como este pescado, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente.
  • El alto contenido de vitamina B3 del salmón ahumado, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, la vitamina B3 o niacina puede ayudar a reducir el colesterol. Por su alto contenido en vitamina B3, este pescado es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes, la artritis o el tinnitus.
  • La alta cantidad de vitamina D del salmón ahumado hace que el consumo de este pescado sea recomendable para fortalecer la piel y los huesos. Además, el consumo de alimentos con vitamina D ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer.

Y además, es un alimento rápido de cocinar. En un plato de pasta con verdura, o en una simple ensalada, el salmón ahumado puede ser un complemento que hará que estos platos sean más saciantes y ricos en proteínas al añadir unas lonchas. En recetas calientes, puedes añadirlo justo antes de servir para que así se mantenga jugoso y delicioso.

Salmón ahumado una delicatessen con muchas propiedades 2

 

Recommended Posts

Escribir un comentario